CONÓCEME UN POQUITO MEJOR

 

PINCHA AQUÍ

CONÓCEME UN POQUITO MEJOR

Mis intercambios

Mi primera exposición

Mi segunda exposición
Mi experiencia "televisiva"
Proyecto "Iberus"
Contribuciones
Curso "Iniciación a la Malacología"
Campaña de sensibilización
Mi tercera exposición

 

 

 

 

 

Nací allá por un 2 de julio de 1973 en el seno de una familia humilde, muy humilde diría yo, de Jaén. Soy Doctor en Biología, y mi especialidad es el Medio Ambiente y la Educación Ambiental. Desde siempre recuerdo el haber tenido un especial interés por la naturaleza y por el mundo académico y científico en general. De hecho, siempre tuve claro que quería estudiar "Ciencias" y dedicarme a enseñarlas como profesión. Pues bien, por suerte puedo decir que he conseguido ver medio cumplido mi sueño, ya que, aunque dedico parte de mi tiempo a tareas comerciales en la empresa privada, también he conseguido (tras mucho empeño) trabajar como docente de cursos de Formación Profesional para empleados y desempleados cosubvencionados por la Unión Europea y la Junta de Andalucía.

Estoy casado desde 2001 y en verano de 2007 nacieron mis dos mellizos, Ángel y Lucía.

Me encanta salir al campo, el cine y disfrutar de mi escasísimo tiempo libre con mi mujer y mis hijos. Supongo que hasta aquí lo normal de una persona corriente. Lo peculiar comienza ahora, cuando te cuente mi afición por coleccionar conchas, ¿a qué sabes de lo que te estoy hablando?........

Todavía recuerdo aquella mañana de agosto de 1993 en la playa del Bil-Bil en Benalmádena (Málaga), cuando recogí mis primeras conchas. Era temprano, las 7 de la mañana, y mientras paseaba con mi padre por la playa, encontré unas valvas de Chlamys glabra o Proteopecten glaber (bueno, éso lo sé ahora claro, entonces eran almejas sin más). Resulta que unos meses antes habían depositado arena sobre la playa para regenerarla y tras un par de noches con mar revuelta, las olas formaron un escalón pronunciado que dejaba aflorar grandes montones de conchas y arena conchífera que habían quedado atrapadas bajo esa arena. Los días siguientes al hallazgo de las Chlamys, comencé a fijarme un poquito más en esos montoncitos de conchas y empezaron a aparecer que si Nassarius reticulatus, que si Cancellarias reticulata y similis, que si Nassarius mutabilis, que si Gibbula magus, que si Hexaplex trunculus, que si Thais haemastoma, pero sobre todo, una infinidad de valvas multicolores de Chlamys glabra. Creo que fue esa variedad de patrones de las Chlamys lo que me enamoró y ya ves, han pasado 12 años, y el embrujo de las Chlamys no ha desaparecido, sino que ahora estoy embrujado por otros muchos géneros e incluso familias de moluscos.

No mucho tiempo después de recoger esas primeras conchas comencé a darme cuenta de que debía ser más selectivo, pues la mayoría estaban bastante deterioradas como es normal en conchas emplayadas. Y así lo hice los 2 veranos siguientes durante los que también veraneé en esa misma zona. Realmente me resultaba difícil conciliar el sueño solo con pensar en el tipo de material que podría encontrar a la mañana siguiente, con los nervios de pensar si esa noche el oleaje sería benevolente y me obsequiaría con nuevos y buenos ejemplares para mi colección. La pena es que ningún verano fue ya tan productivo como ese primero del 93, sobre todo fue doloroso el ver cómo en el año 95 volvían a drenar arena de la plataforma y recubrían de nuevo la playa. Ya solo me quedaba el espigón del hotel Torrequebrada para "quitarme el mono" de recolectar conchas, pero bueno, menos da una piedra......

Por aquellas fechas ya había decidido que iba a dotar a mi colección de un cariz mucho más científico que el que tenía hasta ese momento, con lo que gasté mis pocos ahorros en comprar un par de guías de identificación, la Blume y la Grijalbo. Ya sé que no es gran cosa pero es que tampoco tenía mucha cantidad de especies, apenas unas 50-60. También decidí por entonces ampliar mi colección al grupo de moluscos continentales. En esta última decisión tuvo mucho que ver un viaje que realicé a Argentina en verano de 1996; allí conocí a un profesor de maestría de Biología que además de regalarme unas 50 especies de moluscos de la zona, me enseñó el libro " Compendium of Landshells ". La impresión que me llevé con el primer vistazo a ese libro fue tal que lo primero que hice al llegar a España fue encargar a una librería técnica los dos Compendiums, el de terrestres y el de marinas. Rara es la semana que no me siento en mi sillón con uno de estos libros y me deleito la vista con sus fotografías; no veas como relaja.....

El siguiente paso en mi historial malacológico fue darme de alta en la Sociedad Española de Malacología (S.E.M. en adelante). El 13 de enero de 1997 ingresé en la S.E.M. con número de socio 453. Soy Corresponsal de la S.E.M. en la provincia de Jaén, y colaboro esporádicamente en la publicación del Noticiario de la S.E.M. a través de diversos estudios y trabajos de campo.

En los últimos años mi colección ha ido creciendo progresivamente y mi relación de contactos es ya bastante extensa. Pero eso es ya otro asunto que te explico más detalladamente en los siguientes apartados de esta Web.

Destacaría, por ser un honor para mí, el que algunas fotos de especies de mi colección hayan sido solicitadas por Eddy Hardy, webmaster de la conocidísima www.gastropods.com, para ser incluidas en esta extraordinaria base de datos.